EMPRESA

FILOSOFÍA

Como en la vida, para hacer grandes vinos no existen recetas y no existirán. Existen estilos y formas, existen momentos y oportunidades, existen sueños e ideales, tan diversos como diversos son las mujeres y hombres de nuestro mundo. Nuestra propia existencia es un libro que escribimos en borrador y que no concluye, que se prolonga, que intentamos dibujar avanzando hacia días que serán, nuestros mejores días.

La única, absoluta y suprema norma, debiera ser la nobleza, ese esquivo estado de elevación que otorga a los elegidos la capacidad de mantener sin alterar las virtudes capitales de su esencia, sea cual fuere el escenario, frente a la prosperidad o frente a las peores adversidades. Definitivamente la nobleza es lo más digno de intentar cultivar en nuestras vidas, y de más está decirlo, en nuestros vinos.

POLÍTICA EMPRESARIAL
La política de producción de Marton se basa en establecer esquemas precisos e integrados de elaboración que involucran todos los parámetros que influyen sobre la calidad final de los vinos y que en conjunto conforman el terroir o terruño. En nuestro concepto el terruño es además de la combinación de factores como clima, suelo, ubicación y planta, todo lo que el manejo del hombre aporta. Sobre esta base, nuestros vinos se comienzan a producir tempranamente en la viña y se terminan en la bodega, donde intentamos mantener y potenciar toda la riqueza que las uvas traen del viñedo. Es aquí donde el enólogo aporta la cuota de arte.